Sábado 8 de Mayo de 2021

Hoy es Sábado 8 de Mayo de 2021 y son las 04:52 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

25 de abril de 2021

Primeros 100 días de Biden: recuperación de la economía y exitosa campaña de vacunación

El flamante presidente estadounidense logró cumplir con sus dos prioridades en un plazo razonable. Consiguió aprobar con el apoyo de las bancadas oficialistas el mayor paquete estímulo de la historia moderna del país y se aseguró que el país no sufriera el mismo problema que enfrenta el resto del mundo: quedarse sin vacunas.

El veterano dirigente tomó las riendas de un país que hacía meses se había convertido en el epicentro de la pandemiaEl veterano dirigente tomó las riendas de un país que hacía meses se había convertido en el epicentro de la pandemia
Cuando Joe Biden asumió la Presidencia en Estados Unidos nadie habló de una luna de miel, las crisis económica y epidemiológica eran demasiado urgentes y el clima de violencia política ya había hecho correr sangre; por eso, al acercarse sus primeros 100 días de Gobierno el balance de política nacional es positivo, anclado en una masiva inyección de dinero para recuperar la economía y una exitosa campaña de vacunación.
 
Biden se puso dos prioridades cuando asumió: garantizar una recuperación económica que no se limite a las flexibilizaciones de las restricciones por la pandemia y que sea sostenible con un ojo puesto en la competencia internacional, y contener el brote de coronavirus, una meta ética en el país con más contagios y muertos del mundo, pero también un requisito para esa recuperación.


La mayor victoria del Presidente que destronó a Trump fue una exitosa campaña de vacunación contra el coronavirus.La mayor victoria del Presidente que destronó a Trump fue una exitosa campaña de vacunación contra el coronavirus.
Para lo primero consiguió aprobar con el apoyo de las bancadas oficialistas el mayor paquete estímulo de la historia moderna del país, valuado en 1,9 billones de dólares -el equivalente al PIB de Italia en 2020-, y negocia para sumarse una nueva victoria con su ambicioso plan de infraestructura que costará otros dos billones.
 

Sin apoyo republicano
La oposición republicana rechazó ambos planes por considerarlos muy caros y Biden les respondió con otra serie de propuestas que sorprendió a propios y ajenos y que comenzó a alejar al mandatario de la imagen conservadora que supo cultivar dentro del Partido Demócrata.
 
Impulsó en el G20 la creación de un impuesto mínimo global a las ganancias de las empresas para evitar la evasión fiscal en lo que el mismo llamó "guaridas" -algunas existen incluso dentro de Estados Unidos- y que "la economía prospere sobre la base de una mayor igualdad de condiciones de tributación para las empresas multinacionales", según explicó su secretaria del Tesoro, Janet Yellen.
 
Además, esta semana que comienza se espera que presente una reforma para casi duplicar el impuesto a las ganancias de los individuos más ricos.
 

Biden logró aprobar el mayor paquete estímulo de la historia moderna del país, valuado en 1,9 billones de dólares.Biden logró aprobar el mayor paquete estímulo de la historia moderna del país, valuado en 1,9 billones de dólares.
No subió los impuestos a nadie que gane menos de 400.000 dólares al año
Su límite, adelantó Biden y repitió una de sus promesas de campaña, será no subirle los impuestos a nadie que gane menos de 400.000 dólares al año, lo que se calcula representa el 95% de la población.
 
Para la economista Lara Merling del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR), con sede en Washington, el apoyo a un impuesto corporativo básico internacional sorprendió y se debe a que "Yellen está muy preocupada por el déficit, sabe que el país no puede competir con paraísos fiscales y pierde muchos ingresos con este sistema".
 
Según explicó a Télam, "hace años que hay países que intentan abrir esta discusión en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el G20, pero nunca había contado con el apoyo de Estados Unidos".
 
Otro dato positivo para Merling fue el cambio de posición en el FMI para apoyar una liberación de 650.000 millones de dólares a mediados de año en forma de derechos especiales de giro entre todos los Estados miembros en estos momentos de dificultades globales.
 

La vacunación: un éxito
La otra gran victoria que se anotó Biden en estos primeros 100 días fue una exitosa campaña de vacunación contra el coronavirus.
 
El veterano dirigente tomó las riendas de un país que hacía meses se había convertido en el epicentro de la pandemia y, aunque la apuesta para desarrollar en tiempo récord vacunas fue de su antecesor, cuando llegó a a la Presidencia denunció que el despliegue para la campaña de vacunación estaba en pañales.
 
Inyectó fondos, aportó fuerzas y personal federal, lanzó una masiva y constante campaña de concientización sobre el uso de tapabocas y el cumplimiento del distanciamiento social, y se aseguró que Estados Unidos no sufriera el mismo problema que está enfrentando el resto del mundo: quedarse sin vacunas.
 
Lo logró y consiguió cumplir en casi la mitad de tiempo su promesa de 100 millones de dosis administradas. La duplicó y alcanzó la nueva meta de nuevo antes de tiempo.
 
Según los últimos cálculos, para el próximo jueves, cuando cumpla sus 100 días en el cargo, habrá llegado a las 230 millones de dosis y se acercara al 45% de la población con al menos una dada.
 
La otra gran victoria que se anotó Biden en estos primeros 100 días fue una exitosa campaña de vacunación contra el coronavirus.La otra gran victoria que se anotó Biden en estos primeros 100 días fue una exitosa campaña de vacunación contra el coronavirus.

Un Presidente “extremadamente experimentado en la política de Washington”
Si bien la curva de contagios había comenzado a descender cuando asumió, Biden no solo consiguió mantener esa caída, sino que está logrando amesetarla en un nivel similar al de la primera ola del año pasado, un dato considerable ya que en Europa, América Latina y algunos países asiáticos las últimas olas fueron peores que las de 2020.
 
"Biden es extremadamente experimentado en la política de Washington. Entiende las cosas de una manera que ni (Barack) Obama ni (Bill) Clinton, los dos presidentes demócratas anteriores, pudieron porque eran muy jóvenes cuando asumieron", explicó a Télam la profesora y titular del Departamento de Gobierno de la Universidad de Suffolk en Boston, Rachael Cobb.
 

Temas pendientes
El Gobierno de Biden aún no respondió a muchos temas centrales y su compromiso para cada uno de ellos es una incógnita, pero para Cobb esto se debe a que "fue muy claro con cuáles serían sus prioridades" y "está siendo muy estratégico sumando primero victorias antes de encarar temas en los que no tiene los votos".
 
"Sabemos que en las elecciones de medio mandato el oficialismo suele perder, pero también sabemos que la gente vota mayoritariamente por la economía y ahora los demócratas son más fuertes en este tema. Mientras los republicanos no están listos para hacer compromisos y profundizan el escenario de extrema polarización, los demócratas están encontrando puntos de común entre ellos, al menos en estos primeros temas prioritarios", opinó.
 
Pero los desafíos que aún tiene por delante el Presidente no son pocos ni menores.
 

La reforma migratoria
Biden Prometió en campaña impulsar y aprobar una reforma migratoria que permita regularizar la situación de más de 12 millones de personas en el país -algo que tanto George Bush como Obama intentaron sin éxito- y, aunque alertó sobre "una pandemia de violencia armada", aún no jugó fuerte en el Congreso para conseguir un cambio real en este tema o en las dos cuestiones que siguen bien presentes en la agenda estadounidense: cambio climático y justicia racial.

Gestos y pocos cambios importantes en la política exterior de Biden


Con la pandemia y la crisis económica, nadie dudaba que la atención de Joe Biden estaría puesta en la situación interna de Estados Unidos; por eso, en estos primeros 100 días de Gobierno su política exterior quedó en un segundo plano, dominada por gestos diplomáticos, tímidos esfuerzos por recobrar un protagonismo en la arena multilateral y una fuerte confrontación con Rusia.

Hacia Sudamérica dominaron los gestos diplomáticos, el principal un primer viaje de enviados a Colombia, Argentina y Uruguay, que dejó afuera al Brasil de Jair Bolsonaro -un gran aliado que tuvo el expresidente Donald Trump- y en el que en vez de concentrarse en la situación política en Venezuela, se discutió sobre cooperación comercial y sanitaria.

Los cambios en los temas que venían siendo más sensibles han sido tímidos, casi simbólicos: llamó a su aliado colombiano a trabajar para frenar el asesinato a líderes sociales; no impulsa un alineamiento ciego contra la Venezuela de Nicolás Maduro, pero sigue reconociendo al líder opositor Juan Guaidó como el presidente legítimo; y aunque celebró el retorno de un Gobierno democráticamente electo en Bolivia, calificó de "politización de la Justicia" las detenciones de algunos de los líderes del Golpe de Estado de 2019.

Con México y Centroamérica, el primer acercamiento fue más intenso tras la reactivación de caravanas y flujos migratorios importantes hacia la frontera sur estadounidense, con un número cada vez más importante de menores de edad no acompañados.

Pese a que este tema amenaza con ser la primera crisis política que haga tambalear el discurso de cambio de Biden, su Gobierno no formuló aún una política clara y se volvió a recostar en pedidos a sus vecinos para reforzar las fronteras de México y de los tres principales países de origen de esta migración, en el llamado Triángulo Norte: Honduras, Guatemala y El Salvador.

A nivel global, en tanto, el nuevo enemigo número uno ya no es China, sino Rusia.

Biden mantiene una relación tensa con China en lo comercial, pero ha hecho esfuerzos por buscar puntos en común para cooperar, como el cambio climático, y esperar mantener esta relación dual, como había hecho el Gobierno de Barack Obama.

Con Rusia, en cambio, el nuevo Gobierno estadounidense fue duro de entrada.

Impuso nuevas sanciones a figuras e instituciones por presuntos ataques cibernéticos y espionaje, y solo luego propuso una reunión cara a cara entre Biden y su par Vladimir Putin para bajar la tensión.

Pero la decisión de Estados Unidos habilitó una lluvia de sanciones diplomáticas por parte de sus socios europeos que esperaban hace tiempo una posición más dura de Washington hacia Moscú.

Sin embargo, Biden es ante todo un pragmático y esta confrontación no bloqueará todos los canales abiertos con Rusia, quien esta semana replegó a sus tropas de la frontera con Ucrania, como exigía Estados Unidos, y luego, casualmente, el líder opositor y aliado de las potencias occidentales Alexey Navalny levantó su huelga de hambre en la cárcel.

Biden también se sumó, aunque indirectamente, a un esfuerzo de las potencias europeas -acompañadas por Rusia y China- para salvar el acuerdo nuclear con Irán, que dejó en coma Trump, y esta semana invitó tanto a Putin como al presidente chino, Xi Jinping, a su Cumbre de Líderes sobre el Clima, la primera iniciativa con la que se lanzó a recuperar el centro de la escena multilateral.

COMPARTIR: