LA PAMPA

30 de abril de 2020

El silencio de los propios

Saúl Echeveste, intendente de Telén,María Luz Alonso, Secretaria Administrativa del Senado, Luciano Di Nápoli, intendente de Santa Rosa y Cristina Fernández.

El gobierno nacional desembolsó la tercera cuota correspondiente al acuerdo de financiamiento de la obra Portezuelo del Viento, que pactó con la provincia de Mendoza el año pasado.

La confirmación fue hecha por el gobernador cuyano, Rodolfo Suárez, quien publicó en su Twitter: “Portezuelo del Viento avanza. La Nación depositó la tercera cuota para la construcción de una de las obras más importante de la Argentina en la actualidad”.

Lo cierto es que se trata de un sin sentido, porque en el marco de la emergencia sanitaria que provocó la pandemia de coronavirus, gastar más de 16 millones de dólares en un proyecto que no progresa hace tiempo es una irresponsabilidad.

Esos fondos podrían invertirse en adquirir barbijos, guantes, camisolines, respiradores y otros elementos para reforzar el sistema de salud nacional. También, se podrían abonar 106.000 IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) y ayudar a cientos de miles de argentinos vulnerables que la están pasando mal.

Es mentira que la represa está avanzando, como dice Suárez, ya que Mendoza todavía no logró vender ningún pliego de licitación. Además, en el contexto económico actual resulta ilusorio pensar que alguna empresa, por más grande que sea, va a embarcarse en una obra de tamaña magnitud.

Portezuelo del Viento nació en el 2007, tras una firma de convenio que realizaron el entonces presidente de la Nación, Néstor Kirchner, y el ex gobernador mendocino, Julio Cobos. Durante las dos gestiones presidenciales de Cristina Fernández, en una de las cuales Cobos fue vicepresidente, no hubo ningún avance en la obra. Recién se reactivó cuando Mauricio Macri llegó a ocupar el sillón de Rivadavia.

Organizaciones ambientalistas pampeanas se han opuesto a esta represa desde un primer momento, y en los últimos años el gobierno de La Pampa también se ha sumado a esa posición. Diputados nacionales, provinciales, senadores y distintos funcionarios han expresado su descontento contra este proyecto que pone en riesgo al río Colorado, incluso políticos pertenecientes a la UCR.

Lo llamativo es que, hasta el momento, nunca se escuchó ni una palabra de los máximos representantes de La Cámpora en nuestra provincia. Hablamos de Luciano Di Nápoli, intendente de Santa Rosa, María Luz Alonso, Secretaria Administrativa del Senado, y Saúl Echeveste, intendente de Telén.

Los tres responden a Cristina Fernández, actual vicepresidenta de la Nación, y desde hace más de un año forman parte del oficialismo pampeano, luego que decidieran participar de la creación del FreJuPa (Frente Justicialista Pampeano).

Entonces, ¿por qué no se han expresado respecto a este arreglo entre Nación y Mendoza para que se financie Portezuelo? Ellos son pampeanos también. Lo cierto es que ese silencio genera muchas dudas y preguntas, porque se nota que razones hay para que no digan nada.

Publicado en: Guíaenlapampa

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »