En esta, su quinta elección por la gobernación -tres fueron frustradas- intercalará las horas que quedan de veda electoral entre tiempo con su familia, reuniones con dirigentes y visitas a lugares sorpresa.

El gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, tiene por costumbre no quedarse quieto en el tiempo muerto que implica esperar los resultados de una elección y suele aparecer de imprevisto en alguna escuela o comité, para verificar que todo funcione con normalidad.

El ex senador se rodea de los suyos en las horas previas a los comicios pero más de una vez, a la hora de la siesta, aparece sorpresivamente en alguna escuela, para chequear que no haya irregularidades, que haya fiscales y que todos tengan boletas, aseguraron sus colaboradores.

"Una vez yo era fiscal en una escuela en el interior de la provincia, y él no era gobernador aún, era senador, y se apareció. Hace eso, se fija que estén todos", recordó en diálogo con Télam uno de sus asesores.

A las 11 emitirá su sufragio en la mesa 581 de la escuela 147 Regimiento 20 de Montaña La Fe, en el barrio Chijra de la capital jujeña.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »